Acesso à informaçãoFaltam 23 dias para a Copa


Historia

La botánica, en la época, estaba fuertemente vinculada a la utilidad de las pantas. La agricultura no se la constituía como un saber diferenciado de la botánica de forma evidente. En general, se la referenciaba como una “arte”, es decir, la aplicación del conocimiento botánico. Mediante el cultivo y la herborización de las especies con potencial terapéutico, se lo buscaba identificar y comprobar sus propiedades. Así fueron formadas las primeras colecciones de plantas para fines científicos. Los jardines botánicos han ampliado su ámbito de actuación, pero no han abandonado su primera vocación: la investigación de la flora.

Los jardines botánicos deben ser

“Instruidos en principios de la agricultura; y mejor que poseen la ciencia de la botánica”

Manuel Arruda Câmara, Discurso sobre la utilidad de la institución de jardines en las principales provincias de Brasil, 1810.

 

El Jardín Botánico de Rio de Janeiro empezó sus actividades en 1808, como parte del proyecto lusitano de investigación, segundo orientaciones elaboradas anteriormente en Portugal. Su primero reto fue aclimatar las especiarías del oriente: vainilla, canela, pimienta y otras. Así, inicialmente fue un local de experiencias con plantas enviadas de otras provincias portuguesas, además de aquellas oriundas del Jardín Botánico La Gabrielle, en la Guyana Francesa, recién invadida por las tropas luso-brasileñas.

 

En general, aclimatar una especie de planta significaba perfeccionar el transporte de plantones y semillas, que eran muchas veces traídas de otros continentes en viajes que duraban meses; después, era necesario construir viveros para las semejar; y por fin, las trasplantar para el suelo en diferente regiones y observar la incidencia de luz, sombra, agua, etc., de cada una. Como estas experiencias se basaban en la literatura producida en Europa, se necesitaban investigaciones sobre la adaptación de las plantas al clima y a los suelos brasileños.

 

JARDÍN BOTÁNICO DEL RÍO DE JANEIRO

historia de las ciencias, memorias de una ciudad

  •  

    1808-1824

    1808-1824

    Durante el reinado de Juan VI, hubo un incentivo especial a la plantación de Camellia sinensis, la plante de cual el té negro es producido. Para obtener conocimientos sobre el cultivo de té, el príncipe regente ha traído chinos hacía Brasil, ya que ellos eran detentores de saberes milenarios acerca de la cultura y el procesamiento del producto. El Jardín Botánico fue escogido como el local para la plantación de té y centralizó las etapas de producción hacia la fase de consumo. En las décadas de 1820 y 1830, fueron cosechadas cerca de 340 kg de hojas. No obstante, el principal objetivo en la implantación del cultivo era el estudio y la producción de semillas y plantones para distribución a las provincias del Imperio, incentivando la plantación para exportación.

  •  

    1824

    1824

    Cuando Frei Leandro fue nombrado director del Jardín Botánico, en 1824, él era profesor de la Academia de Medicina y Cirugía y miembro de varias academias europeas de ciencias y reconocido internacionalmente. Los cronistas de la época, narraban en detalles la escena del frade ministrando clases en el Paseo Público, y, cerca de los estudiantes, curiosos se lo aglomeraban para escuchar las clases prácticas de botánica. Como director del Jardín Botánico, Frei Leandro ha seguido con su misión pedagógica y buscó enseñar sus conocimientos de la historia natural a los interesados, fueran agricultores o propietarios de tierras.

  •  
  •  

    1861

    1861

    El contrato de cesión del Jardín Botánico, un órgano del gobierno, al Imperial Instituto Fluminense de Agricultura (IIFA), una institución privada, acordaba, no solo, la cesión del Instituto, pero también de los terrenos adyacentes El Estado colaboraría con una subvención anual, como auxilio para mantener el bien público. Por otra parte, IIFA debería fundar un estabelecimiento rural y crear una escuela práctica de agricultura, además de conservar y mejorar el entorno y las arboledas del Jardín Botánico, permitiendo la visitación en los domingos y días de fiesta. Luego, la Hacienda Normal fue criada próxima al jardín, cuyos objetivos eran de desenvolver pesquisas experimentales agronómicas e instalar el Asilo Agrícola para instrucción primaria y enseñanza del trabajo en el campo a los huérfanos de la Santa Casa de Misericordia.

  •  

    1869

    Los principales objetivos norteando la estructuración del IIFA fueron pedagógicos y tecno-científicos. En relación a los primeros, se lo buscaba unir la enseñanza teórica con la practica en el campo, para los agricultores abandonaren las técnicas “rudimentales” y adherir a las modernas. Los objetivos tecno-científicos se basaban en el estudio de los procesos de la vida vegetal – germinación, crecimiento y reproducción -, y en la experimentación científica, que trataba de la interacción del complejo suelo/planta/clima. Los propósitos eran de maximizar la producción de la labranza, mejorar la calidad del producto e incrementar nuevos cultivos de especies de plantas con potencial retorno económico. Además, se lo buscaba incentivar la utilización de máquinas e instrumentos agrícolas en la labranza, para mejorar la productividad y servir como alternativa a la substitución de trabajo esclavo.

  •  
  •  

    1890

    1890

    En marzo de 1890, el gobierno federal se ha desprendido el Jardín Botánico del IIFA que fue subordinado al Ministerio de la Agricultura. El Jardín Botánico, dirigido por el botánico João Barbosa Rodrigues, ha inaugurado el herbario, la biblioteca y el Museo, lo que parece revelar una primacía del campo científico de la botánica en la institución. Se lo debe resaltar que, por la época, los saberes de las ciencias agrarias se fijaban como ciencias autónomas, e instituciones exclusivamente dedicadas a ellas eran concebidas. Durante su gestión, Barbosa Rodrigues propulsó la investigación científica en la institución, creó el herbario, la biblioteca y reorganizó invernaderos, viveros y el museo botánico. Para incrementar las colecciones, el creó el cargo de naturalista viajantes y mejoró el intercambio con otras instituciones científicas.

  •  

    1915

    1915

    En 1915, el médico y científico Antônio Pacheco Leão se hizo cargo de la dirección del Jardín Botánico. Su trayectoria profesional es amplia, incluyendo cargos de dirección en el gobierno como el Servicio de Profilaxis de la Fiebre Amarilla y la Escuela de Medicina, donde fue profesor, además de haber sido miembro de la histórica Comisión Científica del instituto Oswaldo Cruz al Amazonas, dirigida por Carlos Chagas. Con la experiencia adquirida en los años anteriores, Pacheco Leão tuvo la competencia para inserir la investigación del Jardín Botánico en la vanguardia de las ciencias del periodo. En la misma época, hay una nueva iniciativa para la diseminación de las investigaciones realizadas en la institución. En 1915, el Jardín Botánico creó los “Archivos do Jardim Botânico”, la primera revista científica del país dedicada en exclusivo a la botánica.

  •  
  •  

    1920

    Además del fortalecimiento de la investigación en taxonomía, fue también durante la administración de Antônio Pacheco Leão (1915-1931) que fue implantado, en el final de la década de 1920, un sector destinado a estudios de anatomía vegetal. Bajo el comando de Fernando R. Milanez y Arthur Miranda Bastos, muchas investigaciones fueron realizadas, especialmente sobre la estructura de la madera de especies madereras. En 1936, con esta línea de investigación bien consolidada, el Jardín Botánico realizó la primera Reunión Internacional de Anatomistas de Madera. Dos años después, fue promovida la Primera Reunión Sul-Americana de Botánica, con la adhesión de 40 instituciones nacionales y extranjeras, y la participación de 213 científicos.

  •  

    1929

    1929

    La contratación de naturalistas viajantes ha permitido intensificar los estudios de las regiones de montaña de los Estados de Río de Janeiro, Minas Gerais y San Pablo. Algunos científicos de la institución concentraron sus investigaciones en la región de Itatiaia (RJ) cuya exuberante biodiversidad presentaba características únicas. Entretanto, ellos hubieron dificultades en proseguir con las observaciones en el local, debido a las consecuencias de la intervención humana para la creación de pastos y áreas de cultivo, iniciando una campaña por la preservación de la región. Esta iniciativa resultó en la creación, en 1929, de la Estación Biológica de Itatiaia como una unidad de la estructura administrativa del Jardín Botánico. La campaña terminó logrando un propósito más grande, de sensibilizar las autoridades para la creación de un parque nacional, semejante a los de otros países. Así, en 1937, el Parque Nacional de Itatiaia fue creado, la primera unidad de conservación brasileña.

  •  
  •  

    1930

    1930

    En la década de 1930, otra revista científica fue creada, llamada Rodriguésia. Como los nuevos aires apuntaban a la idea de popularización y diseminación de las ciencias, la Rodriguésia nasció con un alcance más amplio que los Archivos, publicando artículos en áreas como botánica, dendrología, agricultura, entomología, genética, fitogeografía y ecología. Inicialmente se lo buscó atingir el gran público por intermedio de un lenguaje más accesible, y se lo acredita que fue la primera vez en la historia de la institución, con 127 años en la época, a se lo adoptar una política de información científica para el público en general. Sin embargo, en algunos años, Rodriguésia seguiría el camino de las otras revistas científicas, volviéndose a la comunicación inter pares, como se mantiene regularmente hasta hoy.

  •  

    1938

    En 1938, cambios administrativos ocurrieron en el Ministerio de la Agricultura: el Instituto de Biología Vegetal fue extinto y el Jardín Botánico y el Parque Nacional del Itatiaia fueron subordinados al nuevo Servicio Floresta. Este nuevo órgano ha integrado las secciones de botánica del antiguo Instituto de Biología Vegetal – de las cuales el Jardín Botánico se quedó responsable – además de las áreas de silvicultura, tecnología de productos forestales y parques nacionales. Se lo puede percibir el gran cambio de dirección que ocurrió incrementando la énfasis en anatomía vegetal, silvicultura y dendrología, además de la orientación a la producción agrícola. En los cambios ocurridos en el Jardín Botánico, desde la creación de la Rodriguésia hasta la incorporación de la institución por el Servicio Forestal, el director del Instituto de Biología Vegetal y editor-jefe de la Rodriguésia Paulo Campos Porto tuvo un importante rol.

  •  
  •  

    1942

    Al empezar de los años 1940, un movimiento de formación de nuevos científicos se lo instaló en el Jardín Botánico. Este emprendimiento rendiría buenos frutos hacia la consolidación de la Botánica en Brasil. No fue solo el cuadro institucional lo único beneficiado, mas varias universidades y sectores del gobierno empezaran a tener recursos humanos entrenados por Kuhlmann, Liberato Barroso y Brade. En el curso de esa tarea, salió a la luz, entre otras publicaciones destinadas a la instrucción en botánica, el valioso trabajo “Claves para la Determinación de Géneros Indígenas y Exóticos de las Dicotiledóneas de Brasil, testado durante muchos años y publicado por primera vez, por Liberato Barroso en 1942.

  •  
  •  

    1960-1970

    1960-1970

    A lo largo de las décadas de 1960 y 1970, otros investigadores fueron incorporados al equipo del Jardín Botánico. La mayor parte ha proseguido con las líneas de investigación ya empezadas, sin embargo, nuevos campos de investigación fueron empezados en el nuevo Laboratorio de Microscopía Electrónica, planeado e implantado por Raul D. Machado. De gran destaque fue el esfuerzo de Graziela M. Barroso en el proseguimiento de las investigaciones y, principalmente, en la orientación y formación de generaciones de botánicos de diversas instituciones de Brasil. Doña Graziela dedicó la más grande parte de su vida profesional al Jardín Botánico, habiendo marcado profundamente la generación de científicos que hoy en día trabajan en la institución.

  •  

    1980

    1980

    En la historia reciente del Jardín Botánico, más exactamente a partir de la mitad de los años 1980, cuando cuestiones ambientales empezaran a aparecer en el escenario mundial, los estudios florísticos fueron impulsados. Los esfuerzos se dirigieron hacia la elaboración de inventarios de las unidades de conservación federales, se lo destacando los parques nacionales y reservas biológicas vinculadas al Instituto Brasileño del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (IBAMA). La propuesta fue idealizada en consonancia con las directrices establecidas por la Política Nacional del Medio Ambiente, un mecanismo gubernamental formulado en 1989 para orientar las acciones de preservación, manejo y recuperación de la calidad ambiental.

  • Actualidad
  •